viernes, 23 de noviembre de 2007

Perdí a mi mejor amigo

(Escrito pocos días después del nefasto suceso)

“Perdiste a tu mejor amigo”, me dijo una amiga.

Era cierto. Aunque no del todo.

Perdí al que siempre me acompañaba, al que estaba desde la mañana hasta el anochecer, al que me hacía ver la vida de manera distinta, al que me ayudaba a alejarme de la realidad, al que me permitía vivir en mi mundo, al que siempre podía recargarse de energía para estar presente, perdí mi iPod Nano (Sucesor de mis walkmans y cd players).

Bueno, en realidad no lo perdí; me lo robaron. Pero prefiero no hablar (o escribir) de ello. La cosa es que no lo tengo más (aunque me quedé con los audífonos).

Hasta tenía nombre: “IPOD J” (no soy un enfermo que pone nombre a sus cosas, pero cuando programas el iPod tienes que ponerle un nombre, algunos le ponen el suyo, yo le puse así).

Lo perdí un lunes en la mañana, bajo penosas y frustrantes circunstancias (y lo dejamos ahí). Cuando llegué a mi casa tome la caja del iPod (que estaba sobre mi el velador), los audífonos y el cargador, y en un acto ceremonial los guardé en un cajón y dije chau.

Ese día, aunque obviamente no me alegraba, por alguna razón no estaba molesto. A ratos me acordaba, pero sonreía sin ganas (para mis adentros) y pensaba en otra cosa.

Recién al día siguiente me di cuenta realmente de la pérdida, y de otras cosas más.

Me di cuenta que algunos aparatos se vuelven extensiones de nuestro ser, parte de nuestras vidas.

Cuando salí a la calle, después de dar unos pasos, sentí algo extraño, algo no era igual que todos los días, faltaba algo: la música.

Mientras caminaba sólo oía uno que otro carro, o algún otro sonido de personas o animales. Todo era distinto.

Estaba tan acostumbrado a tener los audífonos puestos cuando salía, que eso era lo normal para mi. Puede parecer algo sin sentido, pero es así.

Recuerdo que debido a la capacidad del iPod podía tener muchísima música a sólo un click. Eso me gustaba, no tenía que cambiar cd’s, ni cambiar las canciones en mucho tiempo.

En ese aparatito tenía a Fito Paez y Jimi Hendrix, Calamaro y Nirvana, Beatles y Pablo Milanés, Silvio Rodríguez y Rolling Stones, Sabina y Led Zeppelin, Charly Garcia y Chabuca Granda, El tri y Caetano Veloso, Mercedes Sosa y Queen, Santana y el zambo Cavero, Aterciopelados y Bob Marley… etc., etc., etc.

Podía bajarme una canción en tres minutos y tenerla en el iPod al instante.

Recuerdo discos que salían a la venta un lunes, por ejemplo, en sus respectivos países, y el martes en la tarde ya podía estar escuchándolo camino a la universidad.

El iPod cambió la manera en que escuchaba música. Por eso quiero otro ya.

Ahora que recuerdo, tenía sólo un reparo frente a estos aparatos, y los programas de descarga de música en general: quitaban la magia de oír un disco entero; la obra completa. Podía seleccionar las canciones que quería y las otras no escucharlas en mucho tiempo. Pero al hacer eso, no podía pasar lo mismo que con los cd’s: (re)descubrir una canción que al principio no me gustaba y que luego me encantara. Ese era un problema. Pero bueno, nada es perfecto.

Han pasado tres días desde la trágica pérdida. Estoy pensando en un sucesor de IPOD J, aunque creo que esta vez no será iPod, sino un “mp4”. No lo sé, tengo mis dudas, pero necesito oír música, tenerla de fondo mientras pienso, que complemente mis alucinadas, que sea como siempre, siempre presente.

Quisiera un iPod Video, pero están algo caros. Tal vez otro iPod Nano, no sé.

Probablemente compre algo más barato, que no sea tan “chevere”, pero bueno, podré escuchar música de nuevo. Veremos que pasa.

Chau IPOD J… AMIGO.


P.D. Ayer en la noche no tenía sueño y sentí muchísimas ganas de oír música. Era pasada medianoche. Trataba de dormir, pero pensaba en canciones, y entonces busqué en mis cajones y encontré mi viejo walkman (cd player). Lo miré con gracia y saque de otro cajón los audífonos de mi iPod, encendí la radio de mi viejo amigo, pero no funcionó. Intenté oír un cd, pero las baterías estaban gastadas. Saqué las pilas del control remoto de mi TV y por fin pude escuchar el cd que había dejado puesto desde hacía casi un año: El regreso, de Andrés Calamaro. Luego puse otros cd’s y pasó lo que hace mucho tiempo no pasaba: redescubrí una canción (una versión en vivo, en realidad) y no podía creer que había pasado tanto tiempo sin oírla.

Y llegué a la conclusión que la música es un vicio. Tal vez el mejor de todos.

12 comentarios:

Carlos Manuel Diaz Ibañez dijo...

No podría salir de mi casa a las 6 y 40 de la mañana para ir al Valium, que es la clase de ética a cargo del excelentísimo soñador, ególatra, justiciero, imperdonable aburridor, José Perla Anaya, sin escuchar Rock and Roll en vivo de Led Zeppelin, simplemente no lo concibo; tomo sigilosamente mientras mi hermano duerme su cochino mp4 marca chancho q se ha comprado hace poco, y de algún modo morder esta mañana aun dormida.

En lo que concierne a alucinar, a completar la atmósfera de mi vida con una canción, ponerme unos lentes oscuros; darle clik a la canción Wake up de Rage Against Machine, y resolver cualquier impedimento, si se trata de un cochino examen de verdadero y falso, con este aparato electrónico vencer es posible.

Anónimo dijo...

hey yo tengo solo un mp3 de tiempos de la carreta, y no se k haria si "se me pierde"
Un saludo amigo k lo ocnoci un día y k nunka mas nos volvimos a ver pero la distancia la acorta el internet...
saludos

varguitass dijo...

sin música portátil la vida es muuuuuuuuuuuuy aburrida

demasiado


saludoss

.

Renzo Flores dijo...

Este año en mis vacaciones se cayó al suelo mi primera cámara digital (regalada por mi cumple). El lente se destruyó y me salió más barata comprarme una nueva.

Pero me dolió en el alma perderla. Aún la tengo guardada. No me atrevo a botarla.

Genial tu blog.

Anónimo dijo...

amigo leo tu redaccion porque paso por tu misma situacion, hoy en la tarde perdi a mi mejor amigo ipod touch 8gb en el camion urbano, hice lo imposible por encontrarlo pero fue inutil, ya estoy pensando como comprarme otro porque mi vida sin musica es aun mas aburrida.
Solo espero que me pase esto pronto, ya me desespere, lo quiero ahora mismo!!!!!=(

Tortu dijo...

Estimado amigo,

llevo desde el sábado al medio día sin encontrar mi iPod classic 80gb. Toooda mi vida acaba de quedar perdida: apuntes, música y video...teléfonos...

no lo quiero ni pensar.

además, no quiero otro. quiero MI iPod...sigo desmontando las habitaciones y te cuento: no sabía que se podia llorar por algo así...

un abrazo.

Anónimo dijo...

te comprendo.. yo estoy asi.. ayer no se si perdi mi ipod, se lo robaron o alguien lo tiene y piensa devolvermelo. No se que hacer estoy bien tristee tambien era mi mejor amigo se llama tavito :'(

Anónimo dijo...

q tal ,me uno a la perdida de ipods , hehe .
el domingo fui a trabajar como todos los domingos , con mi fiel compañero , mi ipod touch de 16 gb ,lleno de buen rock demasiadas apps y todas esas cosas , hehe , el cual fue robado en una situacion la cual no quiero recordar hehe . al igual que tu tampoco me sentia triste a ratos hehe , ya en la tarde regrese a mi casa , y al igual que tu , abri mi cajon y desempolve mi viejo ipod nano el cual se me cayo a un charco y se le fundio la luz , pero aun funciona , hehe , es lo unico que me hace feliz es dificil vivir sin musica cuando eres un amante de esta y estas tan acostumbrado , aun asi extrañare mi touch y todas sus aplicaciones , pero q se la va a hacer hehe.

bye bye amigo touch ,gracias por todo.

muy buen blog saludos

Jimmy dijo...

Anoche perdi mi touch en el aeropuerto, ironia de la vida.... pero perdi mi ipod touch buscando una maleta perdida que por cierto aun no me devuelve Mexicana... Aun no puedo creer que mi acompañante de 24 horas se ha ido... mis aplicaciones compradas y mis datos personales!!! solo espero que el password de inicio y de algunas aplicación sirvan de algo... en fin, farewell dear itouch

Anónimo dijo...

Si, a mi se me perdio mi viejo y querido iPod Shuffle en mi casa pero hoy lo encontre que felicidad dios!!!!!!!! Igualemente lo dejare para comprarme un movil

Anónimo dijo...

Haaaaaaaa yo tambien, perdí a mi amigo como vos mi ipod de quinta generacion con cámara de video, de 16 Gigas, casi me pongo a llorar, que triste.

Anónimo dijo...

yoo tambien lo perdi.... y esta es la hora en que no lo encuentro. Me siento muy muy muy triste... ahora entiendo a los que ya lo han perdido... xq..xq...xq!!!!!