viernes, 22 de mayo de 2009

La chica mala

Estamos en mediados del año pasado, y este blog tiene una cantidad aceptable de lectores y comentarios. (Lectores y comentarios que ahora han desaparecido, merecidamente).

Yo posteo continuamente y también leo los blogs de quienes me visitan, así como los comentarios que a ellos también les dejan. De ese modo llego a nuevos blogs, sobre todo si lo que escriben o sus fotos me llaman la atención.

Así llego al blog de la chica mala, intrigado por su foto. Es su trasero. Un trasero grande, redondo, llamativo.

Leo lo que escribe. Son historias, reales o ficticias, sobre ella misma y sus experiencias nada inocentes. Son historias calentonas, que revelan a una chica – una mujer – liberal, desinhibida, a la que le gusta experimentar.

Comento uno de sus posts y, al poco tiempo, ella me devuelve el comentario. Así pasamos un par de semanas.

De repente, un sábado en la tarde, alguien me agrega al Messenger. No reconozco el nombre ni el correo, pero acepto. Entonces veo que es ella, la chica mala. Lo sé porque tiene en su display la misma foto, la foto de su trasero. En ese momento recuerdo que en mi perfil de blogger está mi e-mail, felizmente.

No es la primera persona que conozco gracias al blog y con la que luego “hablamos” por Messenger, pero con ella, la chica mala, la cosa va a ser diferente.

Al no tener que hablar de frente, me es más fácil estar relajado y hablarle con tranquilidad. Hablamos de todo, y los temas van variando, así como sus fotos, casi todas de su parte trasera, o de alguna parte llamativa, sinuosa, de su cuerpo.

Pasan los días y seguimos hablando por el MSN, de lo que sea al principio, pero sin tardar mucho tiempo en pasar al tema sexual. Entonces empiezan las bromas de doble sentido, insinuaciones que me divierten, me parecen extrañas, porque son vía Internet.

Con esa especie de confianza que tomamos, le propongo salir. No me dice que no, pero cambia de tema. Hace lo mismo un par de veces. Después me dice que sí, pero no a dónde. Otra vez me dice que ya, pero no cuándo. La chica mala está jugando conmigo.

Entro a su blog y veo que está haciendo un concurso, son preguntas sobre los cambios que ha hecho en su página, y el premio es salir con ella. No participo. No quiero porque me molesta un poco que me diga que si y luego que no. Sin embargo, ella misma me dice que lo haga, y me da las respuestas. Soy el último en participar. Y gano.

Es viernes, y después de un par de amagos más, en los que a veces parece que si quiere salir y otras que no, ponemos fecha y lugar a nuestra salida. Pero ella elije todo. La cita es esta noche.

Llego al lugar, temeroso, nervioso, excitado, con gran curiosidad por lo que pueda pasar. Es la primera vez que hago algo así. Pasan un par de minutos, y entonces llega la chica mala.

Me sorprende. Camina con mucha seguridad, moviendo sus caderas, que son prominentes, amplias, llamativas, marcadas por el pantalón apretadísimo que lleva. Tiene el pelo castaño claro, lacio y largo. Su mirada y sonrisa me gustan y me intimidan a la vez. No imaginaba que se vería tan bien.

Hablamos. Estoy muy nervioso, pero ella me ayuda a soltarme, bromeando. Felizmente propuso salir a tomar algo, un trago siempre me ayuda.

Le digo que no sé cómo hablarle, como a alguien que conozco por primera vez o como a alguien ya conocido. Me dice que lo segundo.

Bebemos y conversamos mucho, y empezamos a hablar de nuestros blogs. Entonces, entre bromas, empezamos a hablar de sexo.

Seguimos bebiendo, y el tema sexual continúa. Yo ya estoy algo ebrio, y casi tranquilo, dispuesto a que pase lo que tenga que pasar. La chica mala habla como experta en el tema, sabe lo que dice, y lo dice de una manera muy particular. Dice algunas cosas de forma explícita, directa.

Pasan las horas y, por petición de ella, salimos del bar. Caminamos sin rumbo, o al menos eso creo yo, mientras nos reímos de cualquier cosa y seguimos el doble sentido. Entonces la chica mala me dice que tiene frio y yo, a modo de broma, le digo ven para abrigarte. Pero ella no bromea, y viene hacia mí.

Yo la abrazo. Ella me besa. Yo correspondo a su beso. Ella se pega a mí. Yo voy bajando mis manos por su espalda. Ella roza todo su cuerpo con el mío. Así nos quedamos varios minutos.

Seguimos caminando. En realidad yo sólo la estoy siguiendo. Tengo la impresión de que está yendo a algún lugar específico. De pronto se detiene a mitad de la calle. Vuelvo a besarla. Pasan algunos segundos y ella sonríe, ya no camina, sigue parada en la vereda. Me mira fijamente. Yo la miro sin saber bien qué decir, hasta que ella señala, con la mirada, hacia el edificio que tenemos el costado. Es un hotel.

Vuelvo a mirarla y entonces me hace un gesto con las cejas. Me la juego y le pregunto: ¿vamos?

La chica mala sonríe, coqueta, maliciosa, con esa mirada profunda y directa que tiene. Me responde con otra pregunta: ¿Vas a escribir esto en tu blog?

Y yo le contesto: nada de lo que pase a partir de ahora.

19 comentarios:

Mona Herbe dijo...

me gusta tu historia.
hmmm
y veo, -por el comentario que has dejado en mi blog- que te gustan los cuartos traseros de las chicas.
:)
Saludos

ando... dijo...

Uy, Puma. Eres todo un galán.

Saludos.

Wuigi dijo...

Bu....se corta el relato cuando empieza a arder. No hay bronca, la imaginacion llenara los huecos. Ameno escrito, y le perdonamos la tristeza siempre y cuando continue escribiendo. Un saludo.

-L.

Dennisa Enmarañada dijo...

jajaja...
Por alguna cuestión esta historia me parece conocida.


Besos

Oscuridad dijo...

Sin tristezas, espero...

Fiore dijo...

buena niño malo

jaja

bsos de esposa primeriza y Recién casada

Vitín dijo...

Excelentemente bien narrada.

caray, nos dejas con las ganas Lucho.

eeeen fin. Pasó lo que tenía que pasar xD

un abrazo.

Vitín dijo...

Uy, chucha, puse Lucho en vez de Jose...

perdon, error de pensamiento.

xD


Saludossss.

Adriana dijo...

Mejor dejar el resto a nuestra imaginacion... q buena la niña mala eh
Besos

Jose Rodriguez Dueñas dijo...

Vitin: Lucho es dueño de tus pensamientos... ja.

Dennisa: ...

Resto de mortales: gracias por comentar.

Passion dijo...

CHAN!
qué copada historia!
ME ENCANTÓ!

ahora: ya había venido acá y te deje un comentario en el post donde hablás de la situacion que uno vive cuando pierde un ser querido.Quiero saber si dije algo fuera de lugar o si algo estuvo mal porque no lo habilitaste, no lo vi entre los demás comentarios.
Volveré :)
Besos♥

Jose Rodriguez Dueñas dijo...

Acepté todos los comentarios que llegaron... qué raro. De repente hubo un error al momento de enviarlo. No se repetirá... espero.

Alejandra dijo...

Lindo post cariño...ahora borra todos los besos que te han mandado. y el de la chica del trasero tambien.


Ya dije!

Sinfónica dijo...

jjjajajajajajajaajjajaja,
me he reido bastante con este post, ha de ser porque de cierto punto me identificio mucho, eso es otra historia, nose si es verdad que te paso, o es una historia inventada, pero esta buenisima,

pd: quizas si dijieras cual es el mas frecuente, tus post no disminuirian, la verdad es que cuando tienen muchos blogs, nose donde escribir,

digler dijo...

parece que la chica mala cobró otra victima...

Aire dijo...

me encantó! qué nervios!!!

Dice dijo...

cuando no, pero con migo no te salio.

Joha Zuluaga dijo...

Como nos vas a dejar asÍ? jajaja, que intriga! :)

Kim Basinguer dijo...

jajajaja, me ha encantado la historia...¿no nos vas a decir al menos si te fue bien???